Reportaje familiar en Cádiz / Matías /

REPORTAJE FAMILIAR EN CÁDIZ

 

MATÍAS …

reportaje_fotos_cadiz_ninagades_familiar

Ya tenía muchas ganas de conocer a esta maravillosa familia que me había contactado para realizar una sesión de fotos familiar en Cádiz. Así que cuando tuve la posibilidad de ir y vernos para quedar, me pidieron lo siguiente: “Queremos una tarde con Matías, sin posados, que sean fotografías de nuestro día a día con él”

Entonces recordé los días en el parque, cuando comencé a pedalear sin ruedines. La sensación de que el día no acabaría nunca. El olor a un verano que se acercaba y todas las pequeñas cosas que tanto me gustaban regresarían … más horas para jugar, más horas para dormir, más horas para disfrutar de la familia.

Cuando ellos pidieron una tarde con Matías, ya supe perfectamente el resultado que me gustaría entregarles. Un recuerdo para toda la vida.

Así, cuando Matías creciera y viera las fotografías recordaría nuevamente todas esas sensaciones junto a sus padres. Volvería a ser de nuevo un niño.

Capturar la ilusión y emoción de conseguir retos difíciles. La felicidad de compartirlo y sentirse el rey del mundo.

Y por supuesto, los momentos en los que se siente plenamente protegido. Cuando la confianza es auténtica y más allá siempre estarán unos brazos donde dejarse caer.

Correr y correr. Intentar capturar a todas las palomas del parque que revolotean, agitadas, a su alrededor.

Dejando tras de sí alguna pequeña caída … pero siempre volviéndose a levantar para volver a intentarlo.

Así será la vida … levantarse una y otra vez, admirando por un momento la belleza de aquello que se nos escapa.

Y sonreír … y seguir hacia adelante. Porque con amor todo es mucho más fácil.

Mamá siempre estará observando tus pequeños pero firmes pasos. Siempre estará cerca aunque creas que te alejaste demasiado. No hay distancia que aparte su mirada, Matías … Ella siempre permanecerá a tu lado para recogerte en su pecho. Y consolarte, si lloras, besarte cuando se sienta agradecida con la vida y regañarte cuando hagas alguna travesura.

Por eso los momentos con mamá y papá son tan importantes … Ellos son y serán el pilar fundamental de tu vida. Donde te puedas agarrar bien fuerte y acudir en todo momento. Son tu hogar, el inicio de tus primeros días y el punto de equilibrio que necesitarás a lo largo de los años.

 

No pierdas jamás esa forma de sonreír y asombrarte de todo cuanto te rodea. Juega, escóndete, sube a lo más alto … son constumbres que luego uno olvida cuando se hace mayor … y que todos deberíamos recordar y no apartarlo de nuestras vidas.

Y de repente, el Sol y su Luz. El mar con olor a brisa marina. Y un horizonte inmenso que te recordará de dónde vienes. Las profundas algas serán las raices que te hagan recordar si un día echas de menos tu punto de partida.

Cuando te hagas mayor y cierres los ojos recordarás aquellas tardes de playa, de arena hasta las orejas y el eterno juego del pilla pilla con las olas …

Recordarás la inmensa libertad de ser niño, de volar sobre el mar y recorrer la orilla mientras el cielo se tiñe de pinceladas naranjas.

Y quedarás, así … auténtico como un niño que abre sus manos hacia el mundo, afortunado de pasar un día más haciendo todo aquello cuanto te gusta. Vuelve aquí, en este preciso momento, cuando te sientas triste o enojado. O cuando se te haya olvidado la mirada eterna del asombro y la felicidad. Porque hay momentos, historias, recuerdos … que uno no debe olvidar.

 

  • Os recomiendo visitar Malabar en Cádiz. Un lugar acogedor para disfrutar de muy buena comida y de unas vistas preciosas.